SATOKO TAMURA

Nació en Wakayama, Japón, en el año 1947.
Cursó Literatura Hispanoamericana en la Universidad Nacional Autónoma de México y Teoría de Expresión Poética en la Universidad Complutense de Madrid. Doctorada con la Tesis “Estudio sobre los Sonetos de la Muerte de Gabriela Mistral”, en la Universidad Nacional Ochanomizu de Tokio. Por ello fue elegida correspondiente de la Academia Chilena de la Lengua, en 1989.

Ha publicado en poesía: Mapa Profundo, Otoño de Iberia(el III Premio de Poesía contemporáneo femenino), Salamandra y Raggi di luna falciati(Antología de haikus en italiana y en japonés).Ensayo: Al sur— los poetas latinoamericanos con quienes me encontré. Por los caminos de Cien años de soledad―un cuarto de siglo con G.García Marquez.(Primer premio Latinoamericando)
Compilación y traducción:Antología de la poesía latinoamericana contemporánea. Antología de Gabriela Mistral. Antología de Pablo Neruda (Premio Pablo Neruda con el motivo de Centenario Natalicio por Presidencia de Chile).Por actividad poético recibió Premio de Tierra en Japón y Gran Premio Internacional de Poesía en Rumania.
Traducción: Gabriel García Márquez, Mario Vargas Llosa, Julio Cortázar, Jorge Franco etc..
Participó en el Festival Internacional de Poesía de Medellíon, el Festival Internacional de Poesía de Granada en Nicaragua, el Festival Internacional de Poesía en Salamanca, el Festival Internacional de Luxembourg, el Festival Internacional de París,El encuentro de poetas del mundo en la Universidad de Lima, El Congreso Internacional de Poesia Mario Luzi en Florencia, la Feria Internacional del libros en Bogotá, la Feria Internacional de Santo Domingo etc..
Actualmente Profesora emérita de la Universidad de Teikyo.

El país de ismo
A Roque Dalton

El país vomitado por el mar.
Los habitantes mueren muy joven
idoneos para la estatua de carne y hueso.

En el bosque de la juventud
oculta su “adiós” en la espalda,
escupe a los dioses tiernos
y tuvo que hundir la vida en el lodo oprobio.

¿Dónde están dejados
sus pasos sigilosos?
De las raíses
las hierbas largas alzan córelas.
En el camino olvidado,
¿acaso arde llama el dedo índice?

La piedra en la esquina
se moja bajo llovizna.
Por la piel de corazón debilitado
se escuece la sequedad.
Las noches hambrientas de
los transfugos y de los abandonados
tosen

La luz ilustra las fotos numerosas de negra y blanca
Las faces con sonriza o con tiesa
Desgastadas por dedos suaves.

Los pájaros escapados del sueño
incuban en los arboles.
Un pájaro en su rama
te llama por tu nombre:
el dueño de sueño,
¿ves?