SARAH CLANCY

Sarah Clancy es una poeta de página y de recitación de Galway. Su colección más reciente, ‘The truth and other stories’ (la verdad y otras historias’) fue publicada por Salmon Press en 2014. Tiene dos colecciones anteriores; ‘‘Stacey and the Mechanical Bull ‘(‘Stacey y el Toro Mecánico’, Lapwing Press, Belfast, 2011) y ‘Thanks for Nothing, Hippies’ (Gracias por Nada Hippies) (Salmon Poetry, 2012). Salió en la lista de precandidatos en algunos de los concursos de poesía más prestigiosos, incluyendo al Premio Internacional de Poesía de Ballymaloe, El Premio de Colección de Poesía de Listowel y el Premio Patrick Kavanagh.
Su obra está incluida en las siguientes antologías: ‘Windharp: Poems from Ireland since 1916’ (Penguin Books, 2016, editado por Niall Mc Monagle) ‘Even the Daybreak 35 years of Salmon Poetry’ (Salmon Poetry, 2016, editada por Jessie Lendennie), ‘Deep Heart’s Core: Irish Poets Revisit a Touchstone Poem’ (Dedalus Press, 2017, editado por Eugene O’Connell & Pat Boran), ‘Washing Windows? Irish Women Write Poetry’ (Arlen House, 2017, editado por Alan Hayes y ‘Migrant Shores: Irish, Moroccan and Galician Poetry’ (Salmon Poetry, 2017, editada por Manuela Palacios) e incluida en la edición especial de Poetry Ireland Review, ‘Rising Generation’.
Su obra también ha sido publicada en los EEUU, Canada y en el Reino Unido, en traducción en Polonia, Eslovenia, México e Italia. En el ámbito de recitación de poesía ella ganó el Campeonato de recitación del festival de Literatura Internacional Cúirt en 2011, fue subcampeona del North Beach Nights Grand Slam en 2012 y en 2013 y subcampeona en el Campeonato All-Ireland Grand Slam de 2013. En 2015 ganó el premio Poeta del Pueblo Irlandés del Bogman’s Cannon. En 2016 fue nombrada Poeta Laureada del Festival Lingo. Tiene presencia en Twitter @sarahmaintains y se consigue sus libros en http://www.salmonpoetry.com/bookshop-search.php

El deseo me gana la mano (y no me importa)

Ay mujeres con tus genios tan diversos y yo con los míos,
pasean sobre pies hábiles sin miedo
con tus manos versátiles, tus extremidades juiciosas
sus cerebros espaciosos y mentes flexibles,
me sostienen como se sostiene la mano de una niña,
un cuchillo afilado, un pájaro herido,
un cuello medio retorcido, un amuleto.
Me manipulas como un viejo acordeón,
aflojando su piel de cuero hasta,
cuan cometa juguetona de cuerdas finas,
a pesar de mí, empiezo a cantar.

Ay Mujeres, desperdiciadas en todas partes,
como un viento que nadie llora
gimiendo por un portón de hierro oxidado,
como un puerto lleno de velas vacías,
se quedan sin mover, esperando, mujeres,
se pueden montar sus veloces ponis ramplones
donde quieran y no rechazan ni vacilan ante ustedes,
ni te echan dudas: la hora siempre es tuya.
Ustedes me necesitan tanto como una noticia vieja
la mentira del adivino, el horóscopo de ayer hoy
mujeres vénganse y hazme el ridículo, y no me importa
me encanta cómo las mujeres saben de cosas,
me las encuentro sabias, me las encuentro ingenuas
Y eso es lo que desea el idiota hueca en mí.