KHALID RAISSOUNI

Khalid Raissouni: poeta y traductor marroquí, (Casablanca, 1965) obtuvo Licenciatura en Literatura Árabe de la Facultad de Letras y Humanidades de Tetuán en 1988, Trabajó como profesor de Lengua y Cultura Árabes en el Instituto Español Severo Ochoa de Tánger. En 1985 participó en el Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes en Moscú, contribuyó también en el Festival de Poesía Marroquí en Chauen en varias ediciones. Es miembro de la Unión de Escritores de Marruecos desde 1986 y fue miembro de la junta directiva de la Casa de la Poesía de Marruecos. La producción literaria de Khalid Raissouni se distribuye entre escribir poesía, artículos, estudios literarios y la traducción de la literatura especialmente la poesía. Ha publicado sus escritos en varios periódicos y revistas marroquíes y árabe, tales como: Al-Bayan, Al Muharir, Al Alam, Al-Quds Al-Arabi, Alaraby Alyadid, Kikah-magazine, Athaqafa al Yadida (Nueva Cultura), Nawafid (ventanas), Al Bayane Kuwait, Nizwa, Doha-magazine, Masharef-Maqdissia, Arrafid y Al-Beyt revista de la que es miembro activo de su redacción… etc.
En su poética tiene: Más allá del olvido en 2005 y Libro de los secretos en 2017 cuya versión bilingüe se publicó bajo el sello editorial de: Sial Pimaleón Madrid.
Su actividad de traducción de la poesía se considera como una apuesta por un proyecto de diálogo y puente de comunicación entre las tres Orillas tanto la Orilla Ibérica como la Latino-americana, dado que está completando un trabajo muy significativo de traducciones de poetas españoles y poetas de América Latina a la lengua árabe.
– Arribar a la Bahía (con Paloma Fernández Gomá): Encuentro de poetas en el 2000
– Sobre los Ángeles de Rafael Alberti, en 2005
– Diario cómplice de Luis García Montero, en 2005
– Pronunciación desconocida seguido de: Invención del enigma, Jorge Urrutia, 2007
– La Lozana Andaluza, Francisco Delicado, 2009
– Hoy es niebla, José Ramón Ripoll, 2009
– Paralajes seguido de: El libro de los pájaros y la indetenible quietud, Clara Janés, 2009
– Obras poéticas escogidas, de Federico García Lorca, en 2010.
– El libro tras la duna, Andrés Sánchez Robaina, en 2010.
– Soledades, galerías y otros poemas de Antonio Machado, en 2011.
– Cien poemas y un poeta, José Manuel Caballero Bonald, 2012
– Descripción de la mentira seguido de: Arden las pérdidas, Antonio Gamoneda, 2012.
– Campos de Castilla de Antonio Machado en 2017.
– En resumen de Leopoldo de Luis en 2017.
– Fractales seguido de: Arcángel de sombra y: Los secretos del bosque de Clara Janés en 2017
– Valer la pena, del poeta argentino Juan Gelman en 2017.
– Premio Rafael Alberti de Poesía de la Consejería de Educación de la Embajada de España en Marruecos 2003.
– – Premio Internacional de Literatura Árabe”Ibn Arabi” 2017 convocado por la el Grupo Editorial Sial Pigmalión.
– Miembro del jurado del Premio Argana Internacional de Poesía 2013 que concedió el premio al poeta español Antonio Gamoneda y en 2015 que concedió el premio al poeta portugués Nuno Judice.

Secretos del infierno

Las letras son lanzas
y la blancura, cima de la ceguera.
He aquí los días que exaltan los secretos del infierno
usan las metáforas como máscaras
para entretener al desconocido
y yo contemplo el alfabeto
y sólo veo al que se conoce,,
multitudes de cuerpos desgarrados
cuerpos que el olvido no engaña
cuyas sollozantes voces se desvanecen
en los tormentos de esta noche eterna
voces nómadas hacia el ocaso
que abandonan lo más oculto de la luz en mi lengua
Y negocian por los saldos en los bancos.

Veo mi alma volando las ruinas
y veo mis sueños reprimidos que me abandonan
vestidos de negro
y veo colas mártires descender al infierno
Veo mendigos
en los portales de los gobernantes pidiendo el indulto
y poco de ingesta
Veo mi tiempo indefenso amontonándose como ceniza
Oigo la llamada del cuerpo que sorprende la oscuridad de lo imposible
Siento mis pasos
me reprimen las tristezas, las palabras y los deseos
y mis pies no encuentran ningún sendero que los condujera
hacia su fin
No hay sombra donde puedo refugiarme del poderío de engaño
y de la oscuridad de una patria que ejerce el papel del misericordioso asesino
cuando nos despoja de nuestra austera sabiduría.
Me dijo ídolo: Tu edad es un espejismo y tus rencores no tienen fin
Dije: Ven conmigo, edad florecida
para que conversemos con la crueldad de este silencio
Tal vez el silencio recupere el destello después del crepúsculo
y devuelva el firmamento de las estrellas errantes