ALFREDO ZALDIVAR

Poeta y editor. Incursiona en la narrativa, la crítica y el ensayo. Ha publicado, entre otros, los libros de poesía Concilio de las aguas (1989); La vida en ciernes (2002); Papeles pobres (2003); Contra la emoción (2005); Malentendido (2007); Esperando a Viernes, 2009; Precipicios (2013), Rasgado con las manos (2015), Cuchillos en el aire / Knives in the air, edición bilingüe con traducción del poeta australiano Peter Boyle. Por trillos/ precipicios/ concurrencias recibió en 2014 el Premio Extraordinario de Poesía Bicentenario de Milanés y el Premio Nacional de la Crítica Cubana, libro que cuenta con dos ediciones en Cuba y una en Estados Unidos por Red Montain Press, en edición bilingüe, con traducción de Margaret Randall. Es autor de varias antologías de poesía y ensayo entre las que destacan Testamento del pez (poesía) y volver a la universidad (ensayo), de Gastón Baquero; Con mucha melancolía, edición anotada de la poesía del poeta popular cubano Seboruco; El don perpetuo, ensayos sobre Carilda Oliver Labra y Palabras al viento, ensayos sobre Digdora Alonso; la antología bilingüe Al pie de río amado, de poetas cubanos, entre muchas otras. Ha obtenido los premios nacionales de poesía José Jacinto Milanés y Adelaida de Mármol, así como el premio de ensayo Medardo Vitier, el de crítica literaria Segur y en dos ocasiones la Beca de Creación Juan Francisco Manzano, entre otros galardones. Fue Artista Residente en The Banff Center for the Arts, Canadá, en el otoño de 1996. También ha publicado el ensayo Una piedra común en su camino (Banff, Canadá, 1996 y Ediciones Vigía, 1997).

 

Fundó y dirigió durante quince años la Editorial Vigía, de gran prestigio dentro y fuera de Cuba. Actualmente es director de Ediciones Matanzas y de la revista homónima. En 2012 le fue concedido el Premio Nacional de Edición por la obra de toda la vida. En 2013 la Biblioteca Nacional de Cuba José Martí le otorgó el Premio Honorífico por la Promoción de la Lectura.

 

Es vicepresidente de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac) en la provincia de Matanzas. Es Miembro de Honor de la Asociación de Escritores y Artistas Jóvenes de Cuba. Ostenta la Distinción por la Cultura Nacional que otorga el Ministerio de Cultura de la República de Cuba.

 

Poeta que lee a otro poeta

Cuando soy el poeta que lee a otro poeta
soy el subtexto
los espacios en blanco
los márgenes
las lindes.

Cuando soy el poeta leído por el otro poeta
soy la página en blanco
predispuesta.

Cuando me lee un poeta
se me olvida quien soy
pero jamás quién es.

Cuando leo a un poeta
se me olvida quien es
pero jamás quién soy.

Cuando no soy poeta
ni leo a nadie
debo ser el poema.
El poeta
debiera ser un mal lector.