Raúl Zurita

Raúl Zurita es un poeta chileno nacido el año 1951 en la ciudad de Santiago de Chile. Como muchos artistas chilenos, Zurita no estudió literatura, sino que estudió ingeniería en estructuras metálicas en la Universidad Federico Santa María de Valparaíso. Fue en esa ciudad donde conoció al artista Juan Luis Martínez en el año 1970, desarrollando junto a él una aguda actividad artística. Paralelamente, participó en el CADA (Colectivo de Acciones de Arte) de forma activa.

Entre sus obras más importantes, se encuentra Purgatorio, publicado en el año 1979 y cuya trama nos remite ineludiblemente a la obra la Divina Comedia de Dante Alighieri. Cabe mencionar que La influencia italiana en él, proviene de la línea sanguínea de su madre y, a través de este elemento, se puede concretizar la intertextualidad entre su creación y la obra italiana mencionada. Cabe mencionar que él leyó el libro la Divina Comedia en su idioma original, debido a que su abuela le enseñó el idioma italiano, lo que le facilitó la lectura de la obra de la cual tomaría algunas referencias (como el viaje).

Su vida está marcada por la huella que dejó la dictadura en Chile, puesto que él  formó parte del conjunto de personas detenidas y torturadas durante este álgido periodo de la historia chilena. En consecuencia, las temáticas de sus obras se encuentran teñidas por estas oscuras experiencias, aunque no con un tono de denuncia explícita, sino más bien a través alusiones literarias que posibilitan ver el lado crítico de la propuesta escritural de Zurita.

 

COMO PASTIZALAES MALDITOS

De duelo los pastos de Chile
Tu madre nunca se perdonaría
por esos pastizales malditos

De duelo hasta el viento crepitaba sobre los quemados pastos de estas
llanuras desplegadas fantasmales secándose como si fueran hojas que
el aire se llevara

i. Como zarzas hasta la madre se ardían sobre los pastos de Chile

ii Sobre los pastos quemados Chile mismo se secaba desmembrado
ardiéndose hasta la madre

iii. Amarillo el mismo cielo ardía sobre los valles moribundos
como palos de zarza hasta la madre secándose

En que hasta la madre se hizo palos de zarza ardiendo sobre los pastizales
donde Cliile se parió a sí mismo hecho un dolor bajo estos ciclos caídos
irredentos como paisajeríos malditos que ni tu madre perdonara

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.