jorge_boccanera

Jorge Boccanera (Argentina, 1952)

Jorge Boccanera es un escritor y periodista nacido en Bahía Blanca, Argentina, en el año 1952. Luego de haberse formado académicamente, trabajó como profesor de literatura y de periodismo en diversas universidades de su país. Fue uno de los tantos exiliados en la época de la dictadura, y su destino fue México; allí permaneció hasta el año 84, cuando volvió a pisar el suelo argentino.

Al poco tiempo se mudó a Costa Rica, donde vivió durante ocho años. Con respecto al periodismo, ocupó el puesto de jefe de redacción de distintos periódicos, al menos uno de cada país que visitó; entre ellos, se encuentran Crisis, Aportes y Plural. Cabe mencionar que también ha incursionado en la edición y que actualmente trabaja como columnista y es director de Nómada, una publicación de interés cultural.

Como escritor, ha cultivado la crónica, el ensayo y la poesía, siendo este último género el que más fama le ha dado. A lo largo de su carrera, ha recibido numerosos premios a nivel internacional y su obra se ha traducido a varios idiomas. Algunos de sus poemarios son “Noticias de una mujer cualquiera“, “Música de fagot y piernas de Victoria” y “Bestias en un hotel de paso“.

Hablan los ojos de Nazim Hikmet

 

Sobre mi mano,

la mitad de una manzana brilla.

La otra mitad está sobre una mesa a miles de

kilómetros de aquí.

Es imposible morder esta mitad

sin que duela el vacío.

 

 

 

Diario del calcinado

 

Sale Artaud chamuscado de su propio cuerpo

para prenderse fuego,

una y otra vez

lumbre,

a cada instante,

con la consigna de quemar las naves.

 

 

 

Fibras

                                                                                  a José Ángel Leyva

 

 

Asomará un venado para el que siembra tiempo, lo

fabrica, largas hojas de tiempo, muy delgadas, con

hebras, cerdas, hilos, filamentos, hilachas,

y escribe sobre el tiempo de rodillas, sobre un manto

de sombras, y camina después por la hoja en blanco

donde la noche está despierta.

 

Asomará el venado si el que escribe mete las manos en el

tiempo y roe,lo muerde, lo desgasta, lo adelgaza, lo

vuelve tegumento, membrana.

 

Cuando el tiempo -pellejo de palabras- roce fugaz el

aire, asomará un venado

FacebookTwitterGoogle+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *