Lee Kuei-shien (Taiwán, 1937)

Lee Kuei-shien (Taiwán, 1937) | FIPGNicaragua 2016

Lee Kuei-shien (1937) se graduó del Instituto de Tecnología de Taipei. Comenzó a escribir poesía en 1953, ingresó como miembro de la Academia Internacional de Poetas en Inglaterra en 1976 y formó parte de los que establecieron el PEN Club de Taiwán en 1987 del que fue electo vicepresidente y luego presidente. Sus poemas han sido traducidos y publicados en Japón, Corea, Canadá, Nueva Zelanda, Holanda, Yugoslavia, Rumania, India, Grecia, España, Mongolia, Rusia, Cuba y Chile.

Su obra publicada incluye Poemas completos, en seis volúmenes, 2001; Ensayos completos en diez volúmenes, 2002; Poemas traducidas, en ocho volúmenes, 2003; Antología de la poesía europea, en veinticinco tomos, 2001-2005; Serie de poesía de élite, en diecinueve tomos, entre otros.

Ha sido distinguido con el Mérito del Poeta Asiático, Corea (1994), el Premio Rong-hou al Poeta Taiwanés (1997), Poeta del Mundo del año 1997, Poetas internacionales, India (1998), Premio Poeta del Milenio, Academia Internacional de Poetas, India (2000) Premio Literario Lai Ho y Premio de la Cultura del Primer Ministro, ambos en Taiwaán (2001) y ha sido nominado como candidato al premio Nobel en literatura, por la Academia Internacional de Poetas de la India. También recibió el Premio Michael Madhusudan concedido por la Academia Michael Madhusudan (2002), el Premio de Literatura Wu San-Lien (2004), la Medalla al poeta de la Fundación Cultural Mongola (2005), la Medalla de Oro Gengis Khan por el 800 Aniversario del Estado Mongol (2006), así como el Premio Oxford para Escritores de Taiwán (2011).

Ha participado en los festivales internacionales de poesía llevados a cabo en Corea, Japón, la India, Mongolia, el Salvador, EEUU, Nicaragua, Cuba y Chile.

PAPAGAYO

¡Mi dueño es bueno conmigo!
Mi amo me enseña solo esta frase.

¡Mi dueño es bueno conmigo!
Practico esta frase día y noche

Si llega cualquier visita
yo grito:
¡Mi dueño es bueno conmigo!

Mi duelo está tan satisfecho
que me da buena comida y bebida
e invita visitantes en aprecio
de que soy fino e inteligente.

En ocasiones, mi dueño
bastante alegre me dice:
¡Dime lo que sea que piensas!

Y yo constante repito:
¡Mi dueño es bueno conmigo!

EN GRANADA

En mi patria
con frecuencia oigo
el llamado de la mente
desde Nicaragua
la patria de Darío,
hondo en mi corazón
desde esta costa del Pacífico
hasta la costa este de Taiwán,
desde este lado del siglo
hasta la costa del tiempo transcurrido,
desde esta costa de mundo real
a esa buscada en el sueño.
Sigo el llamado de la mente
y llego a Nicaragua al final.
Veo a la gente de Darío
que exhibe sus sonrisas pardas
sobre la fértil tierra soleada.
En Granada, la antigua ciudad,
la belleza y el dolo corren
lejos, lejos de la otra costa del siglo,
amista y sueño a través de la poesía
convergen desde los países de todo el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.