ronald bonilla en Fip de costa rica

Ronald Bonilla (Costa Rica, 1951)

Ronald Bonilla, nacido en 1951, San José, Costa Rica. Estudios efectuados Bachiller en Letras y Artes, Conservatorio de Castella, énfasis artístico en teatro y creación literaria, estudios de filología (U.C.R.) Miembro del Círculo de Poetas Costarricenses desde 1965. Pertenencia al Movimiento de Perspectiva Trascendentalista, y uno de sus creadores en 1977.

Fundador y coordinador del taller literario POEISIS, 2007.  Premios recibidos: Segundo Premio de Poesía, Facultad de Letras U.C.R. 1971 Premio Joven Creación de Poesía (E.C.R.) 1977. Premio Nacional de Poesía Aquileo Echeverria 2001. Premio Centroamericano de Literatura Rogelio Sinán 2001-2002, Panamá. Primer premio de Poesia Lisímaco Chavarría, Ciudad de San Ramón 2003. Tercer premio Literario Brunca, en tres oportunidades 2010, 2013, 2014 Universidad Nacional, REGIÓN BRUNCA. Obtiene el Premio Una Palabra con el  libro APUNTES PARA UN GRAFITI, Universidad Nacional. Poemarios publicados en formato de libro: VIENTO ADENTRO – Colección Líneas Grises, Círculo de Poetas Costarricenses, 1969. LAS MANOS DE AMAR, Editorial Costa Rica, 1971, CONSIGNAS EN LA PIEDRA, Editorial Territorio, 1974, SOÑAR DE FRENTE, 1978 (E.C.R.), UN DÍA CONTRA EL ASEDIO, Editorial Mesén, 1999, PORQUE EL TIEMPO NO TIENE SOMBRA, (E.C.R.) 1971, A INSTANCIAS DE TU PIEL, 2002, Editorial Géminis y Univ. Tecnológica de Panamá. LA CIEGA CERTEZA, Colección Perspectiva Trascendentalista 2005, DESPUÉS DE SOÑARTE, EUNED, 2006. SED DE OTRAS PIEDRAS EUNED, 2013.  APUNTES PARA UN GRAFITI, EUNA, 2014.

De pronta publicación HOJA DE AFILIACIÓN Y OTROS CLICHÉS, EUNED. 2015 Poemas suyos han sido publicados en antologías y revistas en Panamá, Argentina, y muchos otros países de América y en España, en forma virtual y en impresos. Es columnista en el periódico La Prensa Libre donde da cuenta de aspectos del mundo literario costarricense. Tiene un libro inédito de ensayos sobre temas literarios.

Ser infinitivo

Ver, oír, palpar, quizá sangrar.

Reír, llorar, adelgazarse, quizá volver.

Dormir, soñar y peinarme, quizá envejecer.

Volverse uno de espaldas,

trancar la soledad con más de ti.

Esperar, auscultar, quizá cantar,

entorpecer la voluntad, acarrear la fe,

manejar el estrés,

desintoxicarme de ciudad.

Acaso ser el soberano de los azules imposibles.

Caer y doblegar la ansiedad y levantarse,

Poner los nudillos en el rostro de alguien

o besar y besar

hasta que se te suban los espasmos.

Amanecer, anochecer, ser uno más:

un camino difícil de sesgar.

Ser tan solo infeliz o reír a carcajadas,

granjearse la amistad de los ausentes,

arremolinarse, conceder, ser

ese desconocido, un extranjero pobre,

un Caín arrepentido, un guerrero miedoso,

un sabio desmemoriado, un comediante inocuo,

el trágico burlado, la servidumbre entera

de una mansión ya desolada,

uno más del ejército de los desempleados,

ser o no ser, sino estadística,

actor a la deriva, poeta inédito,

ratón de biblioteca,

voyeurista empedernido

o travesti pudoroso.

Callar, decir la misa,

volver a piropearte,

bajar por tus cabellos,

morir en la palmera,

desafiar en fin la gravedad, ser ese grave,

ese sombrero,

ese oscuro que no sabe adónde irá,

quizá la luz que transgrediste

para unirme con la sed de tus dos labios.

Mírame, ríñeme,

no me deseches. Se oclusiva

y verosímil, esperándome.

No exhibas la tristeza sino la transparencia,

la del vino, la del cielo,

la llave que nos lleva a la lujuria.

Amar, amar…quizá sangrar.

FacebookTwitterGoogle+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *