Juan Carlos Mestre (España, 1957)

 

Juan Carlos Mestre nació en Villafranca del Bierzo, en 1957. Su primer poemario fue “Siete poemas escritos junto a la lluvia”. A éste le siguió “La visita de Safo“. Con su tercer poemario, “Antífona del otoño en el valle del Bierzo”, publicado en 1982, resultó ganador del Premio Adonáis.

En 1987, durante su estancia de varios años en Chile, publicó “Las páginas del fuego” y, más tarde, de regreso a España, “La poesía ha caído en desgracia”, por el que se le otorgó en 1992 el Premio “Jaime Gil de Biedma“.

Con “La tumba de Keats”, escrito y editado durante su estancia en Italia como becario de la Academia de España en Roma, fue galardonado con el “Premio Jaén de poesía” de1999.

Como grabador ha obtenido la Mención de Honor, 1999 en el Premio Nacional de Grabado de la Calcografía Nacional (1999) y en la VII Bienal Internacional de Grabado de Orense (2002). Ha expuesto su obra gráfica y pictórica en EspañaEuropa y América, editado libros de artista y realizado grabaciones discográficas junto a músicos como Amancio PradaLuis DelgadoJosé Zárate o Pedro Sarmiento. En sus recitales poéticos se suele acompañar musicalmente con un acordeón o cualquier otro instrumento que considere oportuno. Premio Nacional de Poesía (2009), por el poemario La casa roja. Premio de la Crítica de poesía castellana (2012), por el poemario La bicicleta del panadero.

Y TODOS LOS LIBROS LLENOS DE PALABRAS

  Y todos los libros llenos de palabras

y todos los calendarios llenos de días

y todos los ojos llenos de lágrimas

y llena de nubes la cabeza de todos los mares

y llenos de coronas y puntapiés todos los relojes de arena

y de jirafas molidas todos los pechos condecorados

y todas las manos llenas de verano y caracoles marinos

y todos los dormitorios llenos de manojos de explicaciones

y de pantalones disecados las sillas en todos los prostíbulos

y todos los huecos llenos de público

y todas las camas llenas de electrocutados

y todos los animales llenos de espíritu y pánico

y de feroces gritos los árboles en todos los aserraderos

y todos los tribunales llenos de testimonios

y todos los sueños llenos de sacacorchos

y llenas de chicas todas las estrellas

y todos los libros llenos de palabras

y todos los calendarios llenos de días

y todos los ojos llenos de lágrimas

y todas las peceras y todos los pupitres y todas las cenas íntimas

y todos los razonamientos llenos de indudables edificios

y toda la primavera llena de moscas y crisantemos

y llenas todas las iglesias y todos los calcetines y todas las peluquerías

y todas las mujeres llenas de gloria

y llenos también de gloria todos los hombres

y todas las perreras llenas de ángeles

y todas las llaves llenas de puertas

y todos los bazares llenos de ratones

y llenos de barrenderos todos los cuadros

y llenas de estiércol todas las escobas de la patria

y todas las cabezas llenas de radiografías e intríngulis

y llenas de luz todas las subestaciones eléctricas

y llenos de amor todos los manicomios

y todos los cementerios llenos de salvavidas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.