Leonardo Nin (República Dominicana)

Leonardo Nin es poeta, cuentista, novelista, ensayista y lingüista dominicano egresado de la universidad de Harvard. Es uno de los principales representantes de la literatura dominicana de la Diáspora. Ha publicado diversas obras literarias entre las que figuran: Guasábaras (Cuentos 2003), Sacrilegios del excomulgado (Cuentos 2008), Espacio pagado (Poesía 2010), Amnesia (Poesía 2011), Mañana, si Dios muere (Novela 2001), Solo se, que le llamaban Sombra (Novela 2013), Poemas en blanco y Negro (Poesía 2014).

También ha desarrollado una intensa labor literaria y de investigación lingüística y antropológica sobre las variaciones fonéticas del castellano en América y las influencias de las lenguas aborígenes nativas y africanas en las vertientes modernas de comunicación. En el 2007 fue galardonado con el premio nacional de la Juventud en Literatura. Sus trabajos literarios y de investigación han sido publicados en varias antologías y revistas literarias nacionales e internacionales.

 

Cicuta para poetas

Seca esta boca, que antes escupió necedades,

intoxica el paradigma de mi existencia indebida.

Destiérrame, hazme cumplir mi ostracismo

con los pies descalzos del que camina con el alma en la lengua.

 

Forasteros dentro de sí mismos,

jueces de espejismos engañosos…

¿Cómo juzgarme, si ustedes no se conocen?

 

Llévame al suicidio del acuerdo,

dilata mis pupilas observando fijo

la nauseabunda evocación de la ignorancia.

Asfíxiame con el conformismo de ser uno más

de la manada cabizbaja rumbo al altar de los sacrificios.

 

Víctimas de sus propias cárceles invisibles,

marionetas en un circo de marañas…

¿Cómo conocerme? Si están, pero no pueden juzgar con certeza qué son

 

Dificulta mi impuesta penitencia,

paraliza mi viacrucis

hacia la sublimizada convicción de preferir

no ser a simplemente estar.

 

Yo muero y ustedes quedan…

¿Pero quién de nosotros, queda con la peor muerte?

PARA CERRAR

Bajo este telón de acero y espinas,

subo mi cremallera, hasta el punto seguro,

de no dejar mi desnudez colgante

en las manos curiosas de tus ojos.

Pero me quedo adentro,

cuan astilla enterrada en la mano de tu esencia.

Soy tú, y tú sin quererlo eres yo,

cuando bajo la luz de una vela,

cavé en tu santuario y sepulté mi tesoro

en el iris de tus piernas.

Me leíste, te violé…

No me llames, yo te llamo…

Un comentario sobre “Leonardo Nin (República Dominicana)”

  1. Wilson asi le llamabamos en el barrio donde se crio, un joven muy humilde y dedico a sus estudio, signo de admiracion, un ejemplo a seguir por muchos jovenes.. Felicidades Dios todooderoso continue iluinando tu vida siempre, te llene de sabiduria y muchas bendiciones.. Desde Barahona para el Mundo..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.